lunes, agosto 06, 2007

TU, MI GRAN ILUSION..... PARTE II

Un día la Universidad organizó un paseo al mar y en masa accedieron todos, esa vez yo me animé y fui... era verano, las clases ya habían terminado y no había nada de que preocuparse, solo había que disfrutar... y con mis amigos de mi actual facultad, me la pasé increíble hasta que comenzó a hacerse tarde y todos se volvieron a los buses que nos llevarían de regreso a la capital, pero yo había quedado enamorada de unas libretas de notas artesanales que vendían cerca de la playa y no pude aguantar las ganas de conseguir unas antes de irme, así que les pedí a mis amigos que me guardaran puesto en el bus y partí rápido...

Cuando llegué a la fila de puestos en donde vendían todo tipo de cosas, me costó un poco encontrar el que yo quería y cuando al fin llegué a él, me llevé una bonita sorpresa... él, el chico hermoso estaba ahí hurgando entre las libretas escogiendo una...

-Hola!!! – lo saludé con mucho entusiasmo y con una sonrisa de oreja a oreja que para mi suerte pareció más amigable que otra cosa. Él sonrió también y me saludó con un beso en la mejilla.

-No me imaginaba que andarías por acá ....
– me comentó mientras cada uno buscaba libretas.
-Era hora de descansar un poco...
– le contesté divertida yo.

Luego de haber escogido las libretas y haberlas pagado, caminamos hacia donde se encontraban los buses, mientras nuestra conversación se centraba en cómo nos había ido ese año y en cómo estaban los demás de mi antigua facultad... hace horas que era de noche y como en todo lugar de playa, había mucho movimiento y el ambiente era muy alegre y agradable, además por esos días en el lugar se realizaban diversos conciertos por lo que la gente estaba empapada de ese espíritu. Cuando llegamos al lugar nos dimos cuenta de que ni los buses ni nuestros compañeros ni nada... estaba ahí, nos miramos perdidos sin saber qué hacer...

-Tenemos que conseguir pasajes en otros buses
- Le dije... aunque era obvio pero uno de los dos tenía que decirlo para que comenzáramos a movernos en busca de la solución...

Él me asintió con la cabeza y fuimos a terminar... una vez ahí preguntamos en todas las agencias pero en ninguna habían pasajes hasta por lo menos las 5 AM y eran las 11 PM. Él se sentó abatido y murmuró por lo bajo que sus padres estaban de viaje... fue tan lindo verlo así que tuve que aguantarme las ganas infinitas que tenía de abrazarlo...

–Yo tampoco puedo molestar a los míos ahora, solo los llamaré para decirles que buscaré un hotel aquí y volveré mañana, no creo que haya otra solución, pero viéndola desde este punto de vista...
- le dije indicándole las afueras del terminal en donde toda la gente parecía disfrutar
- No creo que esté tan mal no?
- Él me sonrió y pareció recuperar los ánimos, yo llamé a mi casa mientras él compraba nuestros pasajes. Cuando estábamos listos y salíamos del lugar, le pregunté qué prefería hacer ahora y él contestó que estaba algo cansado y prefería buscar donde dormir y comer algo, esta bien, le respondí y se emprendió una nueva busca, pero esta vez e alojamiento, entre medio conseguimos cosas para comer y las fuimos consumiendo mientras entrábamos y salíamos de hoteles y hospederías en donde nos decían que estaba todo lleno...

yo no podía creer que “la vez” en que había pasado más tiempo con este chico, se hubiese dado en estas condiciones tan desafortunadas, de verdad, no era la mejor de las circunstancias... hasta que pareció por un momento que las cosas mejoraban, en un hotel algo lujoso, nos dijeron que si quedaban cupos, la recepcionista muy simpática nos dijo que teníamos suerte pues ella estaba segura de que era el último lugar que quedaba libre en la bahía, nosotros también lo pensábamos luego de haberlo comprobado empíricamente...

-Está bien, queremos dos habitaciones simples por favor
- Le dije a la señorita, la cual cambió su sonrisa por una leve expresión de desconcierto.
-Es que solo hay una... pensé que ustedes eran pareja
- Nos dijo... Ante el comentario yo sentí que mi rostro se ponía de todos colores hasta que escuché su voz decir...
-A mi no me importa, lo que sí es importante que digas si te incomoda a ti
- Yo no podía creer lo que estaba pasando... sentía mi corazón latir de emoción dentro de mi, pero tenía que disimularlo, así que traté de demostrar un tono no más trivial y simpático que pude y le dije a la recepcionista...

-Esta bien, la tomamos, es que de verdad estamos demasiado cansados como para querer regodearnos cuando no hay nada más que hacer...

- Busqué la aprobación en su rostro luego de lo dicho que en parte era verdad aunque por mi parte, solo era una excusa para disimular, pero por la suya, parecía ser la razón más normal del mundo y la que mejor expresaba la situación para él... aquello me dio algo de pena y me sentí un poco incómoda, pero ya no se podía hacer nada...

CONTINUARA....

10 Comments:

Publicar un comentario

<< Home