martes, julio 31, 2007

TU, MI GRAN ILUSION.....

Soy reacia a creer en el destino, siempre trato de pensar en que las cosas a veces son solo coincidencias, ya que a veces suelo equivocarme e ilusionarme de más... Una vez en uno de mis cursos, conocí a un chico el cual llamó mi atención de una manera increíble, y no era para menos pues para mí simplemente era lo más hermoso que había visto jamás, no era muy alto ni muy fornido pero su rostro era perfecto, ni mi imaginación podría haber logrado algo superior al imaginar al “niño de mis sueños”, podía perderme por horas mirándolo y la clase solo duraba algo así como una hora y media... siempre salía apurado y no conversaba con nadie, yo cada día lo veía cruzar la puerta y esperaba verlo a la clase siguiente... así pasaron los días hasta que el curso llegó a su fin y lo vi nuevamente cruzar el umbral pensando en aquel sería el último instante en que lo vería...

Pasó algo más de un mes y entre a la facultad... primero hubo algo así como un recibimiento en donde todos los novatos de la Universidad eran recibidos por ésta... yo había ido con algunos amigos y en eso estábamos cuando de pronto no pude creerlo... algo más allá en una especie de cafetería, estaba él... el niño que me había encantado y el cual pensé que nunca vería... estuve obsesionada todo ese día buscándolo con la mirada, tratando de evitar que se me perdiera y de que mis amigos se dieran cuenta de lo que estaba pasando... intenté reunir el valor para hablarle... pero no pude así que lo dejé ir por segunda vez sin que él se enterara de mi existencia... Pasaron un par de días y comenzaron las clases no sin antes que nos reuniésemos todos los de mi facultad para conocernos y según yo mi buena suerte no dejaba de sorprenderse... él sería mi compañero... estaba ahí entre los demás desconocidos y se sentó a un poco más de un metro de mi... con alguna frecuencia comenzamos a cruzar las miradas como en una especie de reconocimiento, me pregunté ¿Acaso es que se acuerda de mi?... hubieron algunas actividades y nos dimos un par de vueltas conociendo a nuestros compañeros hasta que de pronto quedamos frente a frente y al mismo tiempo hablamos para reconocernos... fue un momento torpe y nervioso, pero si... nos conocíamos de antes y el asunto no pasó más allá de un par de minutos de conversación...

tal vez ese fue el instante, la oportunidad que se me daba para acercarme por última vez y definitivamente a él... pero no la aproveché y como una sentencia del destino que se cansó de ayudarme, él se alejó cada vez de mi... estaba al lado cada día... en los mismos sitios que yo, pero fui tan idiota que ni siquiera era capas de saludarlo a veces, cavé un foso de distancia tácito entre los dos, que ante mi sorpresa, solo él a veces cruzaba para saludarme o hablar un poco de banalidades conmigo, pero solo cuando nos encontrábamos solos, no es que no hubiese nadie con quien más conversar, no, no era eso, porque además él era una persona muy apresurada siempre andaba corriendo preocupado de los estudios, pero a veces se acercaba a mi y me saludaba, cuando yo menos me lo esperaba, haciendo que una parte dentro de mi pensara... ¿podría ser? Mientras yo solo atinaba a mirarte cuando él no se podía dar cuenta y me arreglaba tratando de verme espléndida solo para él... algunas veces lo logré, logre que me mirara continuamente pero nada más...

Así paso todo un año, hasta que yo decidí que dejaría esa facultad por otra prometiéndoles a mis amigos que trataría de visitarlos lo más que pudiese. Y así fue, seguí viéndolos y a él también, pero como ya había pasado algo de tiempo y yo estaba conociendo a nuevas personas, creí que mi “amor platónico” había desaparecido, pero era innegable mi sonrisa cuando lo veía y me repetía a mi misma que por muchas personas que conociera nunca iba a haber otra más hermosa que él y poco a poco fui cediendo nuevamente a su imagen, pero con mucha mayor resignación y sin esperanzas debido a la distancia...

En esos tiempos yo me había preocupado de trabajar muy bien mi cuerpo y estaba bastante contenta con los resultados, pese a lo exigente que suelo ser conmigo misma, podía decir sin reparos que tenía una figura digna de ser mirada.


CONTINUARA.......

11 Comments:

Publicar un comentario

<< Home