miércoles, julio 11, 2007

Un elogio a la vida ....

Para que hablar de tantas cosas si a veces nos confundimos con una Es incierto lo que trae el destino. Es razón saber que llegara mañana pero no que pasara Siete días y ni uno conocemos…
Los días son como otros; vivimos en el y moriremos en el Los días somos nosotros y nosotros los días. Un consejo puede marcarte la vida, un recuerdo el sentir, pero jamás sabremos que podemos sentir si nadie nos deja un recuerdo. Si nos concentramos tanto en lo que hacemos a diario, que a veces ni sabemos que hacemos aquí. Olvidamos las razones de lo que somos y no tenemos la razón de lo que vivimos.
Las locuras, incoherencias a veces tienen más sentido que la misma verdad. La verdad no es más que lo que no sabemos y tratamos de explicar. ¿Que podremos decir? si no sabemos que hacer. Sí, el sentido de la vida y de más. Los pasatiempos y las cotidianidades hacen que olvidemos que tenemos que pensar en ello. El anciano sabio por el tiempo, el joven despreocupado e ignorante en la vida. El anciano calma su pesar y el joven no lo ve. El anciano admira cuando el joven ríe… y el anciano sonríe cuando ve ignorancia, mientras el joven ignora cuando no entiende.
Queremos cambiar el mundo cuando nosotros mismos no queremos cambiar, y tinieblas vemos cuando tratamos de hacer lo que no podemos. Me incluyo aquí porque vivo aquí. Sigo queriendo lo que no puedo y puedo lo que sigo queriendo. Pues sí, pues el que me venga a la distancia no es culpa de mi ser, sino, culpa de mi querer ser. Encontrar lo que busco es tratar de encontrarlo alguna vez, cuando lo encuentre podre decir que viene después…

11 Comments:

Publicar un comentario

<< Home