viernes, agosto 17, 2007

Somos Un Pais Tropical...

Somos un país tropical. En consecuencia, el sol es nuestro aliado y nuestro invitado permanente. Somos una isla. En consecuencia, nuestro territorio tiene límites perfectamente controlables con una visión que desde cualquier ángulo nos encontramos acariciando el mar. No hay nada que nuestra pequeña sociedad pueda esconder para siempre. Sin embargo, es una sociedad que tienta al destino, jugando con la corrupción, la deshonestidad, la violencia, la maldad y el pecado disfrazado de supervivencia. Nuestra sociedad se ha revestido de una falsa imagen, de una falsa moral, que excusa lo mal hecho y exime de culpa a los que infringen la ley.


Una sociedad que ha superado el escándalo y no se sorprende con nada. Ser juzgado, ser condenado e ir a la cárcel, ya son noticias intrascendentes que sólo motivan el morbo de la sociedad. No permiten que las lecciones sean tan profundamente vergonzosas como para que nadie ose repetirlas. Y es por eso que se repiten, con cada vez más frecuencia, noticias que rondan el escándalo y se suscriben en lo cotidiano.


Y en otros casos la condena es tan leve que justifica la delincuencia, apostando a la falta de memoria, a ese olvido que arropa como aroma de perversión a nuestra sociedad, como para perdonarlo todo, o justificarlo todo. Un olvido con matices de peligro, de desgaste de moral, de falta de valores y de completo funeral de lo prohibido. Dice Coelho en su libro “Verónica decide morir” que “La normalidad es apenas una cuestión de consenso; si mucha gente piensa que una cosa está bien y es correcta, entonces esa cosa pasa a estar bien y ser correcta” Pero, tarde o temprano, el mal sale a la luz, queda al descubierto. Pero ¿de qué nos sirve? Entonces es el tiempo de que la verdad, la bondad, lo honesto, lo recto, lo justo, sea lo que brille bajo el sol de esta tierra.

Es el tiempo de que los buenos hagan suya la causa de la justicia, de la verdad, y de la paz. No es cierto que son los menos. Es el tiempo de elevar las voces que denuncian lo malo y proclaman los valores del ser humano. Porque el silencio solo sirve para esconder, pero las palabras se hicieron para hacer realidad lo que creemos.

7 Comments:

Publicar un comentario

<< Home