miércoles, septiembre 27, 2006

EL ARTE DE SIMULAR FRENTE A LOS HOMBRES....(continuación)

.... CASO 1 - CAMELUS BURDUS Por citar un ejemplo mínimo, dice que le encanta salir a navegar. Respondemos "¡ahhh!..Soñador, espíritu aventurero,... Te debe gustar Melville o Conrad". Sin embargo, nuestro astrolabio indica: éste navega 8 horas al día por internet, le gusta ir a pescar en un bote a remo los fines de semana largos, y, obviamente, con los amigos . A pesar de eso, algo nos gusta de este señor. ¿Qué? Aún no lo sabemos. Pero fingiremos creerle todo. Convengamos que, de ser muy espontáneas, se vería amenazado por una fiera virtual que tildará de amarga automáticamente. Modelemos, señoras. Juguemos su juego, seamos mejores, divinas.

CASO 2 - EL FUEGO FATUO Existe una ética del disimulo que no nos permite ser verdaderas cuando estamos ansiosas. Al menos, en principio. Él se desborda durante un par de días, ávido, disponible, exigente. Y repentinamente se lo traga la tierra. Missing. Según nuestro grado de enganche, vamos a revisar la casilla de mails obsesivamente y sacaremos conclusiones proporcionales. Cuando vuelve, aparece como un cumpleañero feliz, diciendo "holaaaaaaaaa....". Nos hormiguea una mezcla de indignación y envoltorio de regalo. ¿Qué hacemos, somos francas? Ni lo sueñen. Él deberá sentir que al lustro que pasó entre su último mail y el "holaaaaaaa...." del chat se lo tragaron los agujeros negros de Saturno. Daremos vuelta la torta. ¿Cómo? Disculpándonos nosotras. Enumeraremos los mil inconvenientes que nos impidieron acercarnos a la PC. Trabajo, asignaciones, consorcio... Todo sirve. "Justo, justo ahora, me pude hacer un huequito y te encuentro. ¡Qué coincidencia! ¿Me extrañaste?"

CASO 3 - EMBOSCADA A LO SARA BERNHARDT Lo conocimos en la red y progresa el romance. Pero un cordón umbilical lo une a su PC. Dicho menos elípticamente, ¿quién nos garantiza que con una terminó el casting?. Nadie. ¿Cómo saberlo?. Convengamos que somos herejes de argucias refinadas. ¿Qué tal si nos inventamos otro nick y otra dirección de mail? ¿Qué tal si, como al pasar, dejamos una atractiva carnada delante de sus narices?. Irrumpimos en su casilla con una personalidad atrapante para ver qué hace. Crimen perfecto. Porque lo conocemos, nos bastará usar como señuelo a alguno de sus ídolos: musicales, deportivos, literarios... lo que sea. Por ejemplo: "¿No te mata Camarón?" o "será medio loquito, pero para mí Gaudio es el mejor". Presten atención al silencio que seguirá a vuestro comentario. Es la señal inconfundible de que el señor está entrando en el paquete, con moño y todo. ¿Qué viene después?. El menú dice: Apocalypse Now y Duro de matar. Elegimos nosotras.

CASO 4- LOS EXTREMISTAS SE TOCAN Cultos, tuercas, adonis de gym y cualquier cosa llevado a lo insoportable. Citemos dos modelos commodities: a) El ganador de barrio: ejemplar que con la descripción de ciertas conquistas amaga, pobre, darnos cuenta de su peso específico. La última ex "era el calco de Silvina Luna...". Bueno, bueno. Nos retiramos elegantemente mientras comentamos que suelen confundirnos con Angelina Jolie (y que otra se ocupe del descenso de su Silvina a cuartomenguante); b) el loser sin Lycra: jamás nos va al cuerpo. Tiene comportamientos de náufrago y hace declaraciones que nadie le pidió, del tipo "quiero una compañera para amar, respetar y compartir mi vida". Con todo respeto, hasta le imaginamos el pelo mal cortado por una vecina. ¿Quien era el que aconsejaba confesar a los gritos que uno está desesperado? Claro, no podemos recordarlo porque no solo desapareció de la faz del planeta, sino también de la memoria colectiva. En estos casos amigas, más que simulación se necesita velocidad reactiva. Algo del estilo "se me quema el café" y desaparecer como Houdini. Adornos simples o sofisticados.

Lo importante es que sirvan. Del laberinto -decía Marechal- se sale por arriba. Y de la incógnita del cyber, por el encuentro tete a tete . Chicas, tomemos el mejor resultado: no abundan, pero hay de esos varones que nos dejan las defensas bajas y la sabiduría tambaleando. ¿Hacemos un mea culpa por sospechas infundadas? Si encalló bien, gran parte fue habilidad nuestra. Miren si nos quedábamos desarrollando el tema de la frontalidad... Así que nada de asociar esa cláusula de "sincera" con el requisito indispensable de mostrar vísceras, por favor. Lo vital, para empezar es ser una buena estratega. Caballo de Troya antes que hipocampo.

CAMALEÓNICA Y VERSÁTIL Digamos que, como al descuido, el señor desliza, entre anécdotas y comentarios, la opción "no compromiso" un par de veces . ¡Epa! El pecado original, ¿no es cosa que viene contaminando a toda la especie desde que Adán varió la dieta? Le fue la eternidad en el deseo de "la" manzanita. Entonces, él nos propone la frutería entera porque es más fácil, más previsible. Tiene horarios, va cuando arrecia el hambre, busca según su antojo, elige visualmente y después involucra sabor , tacto y locomoción. No sólo advertimos eso, sino también otro miedo, opuesto -a que salgamos corriendo en estado de pánico-, que lo hace decir que está cansado de mujeres light y de momentos poco profundos. Material suficiente.

Si somos sinceras y marcamos lo que nos hace ruido, él quedará girando sobre su eje, y... olvidémonos de la próxima vez. Habrá que actuar como expertas en cortocircuitos. Por un tiempo le permitimos la armadura con la mejor onda y soltamos , cada tanto un "todo bienn...", aunque nos estalle alguna arteria. Sonreímos. Exageramos nuestra independencia. Hasta que nos cansamos sin encontrarle la vuelta. O sucede que no creemos en no compromisos predeterminados. A pesar del disfraz, sabemos lo que queremos y dejamos al descubierto algunas referencias bien puntuales. Tendrá, inexorablemente, dos alternativas posibles:

a)Sobremonte Soft: Procede a huir despavorido porque no está a la altura de nuestro estado de certeza. No deja mayores daños. Se autodestruye no bien lo desciframos, como los mensajes de Maxwell Smart.

b)Quiroga pret-a-porter: Va en coche al muere, aceptando el desafío con la frente alta. Nosotras determinaremos la situación según movamos las piezas y de eso depende que nos ahorremos sobredosis de teatro.


.............CONTINUARA............

14 Comments:

Publicar un comentario

<< Home